lunes, 24 de mayo de 2010

Impresionantes contrastes de datos y estadísticas de la "Primavera Conciliar"

¿Primavera o gélido invierno de las órdenes y congregaciones religiosas masculinas?

A petición de numerosos lectores vamos a hacer con los varones lo mismo que en su día hicimos con las mujeres.

Los datos son de los Anuarios Pontificios de 1974, 1987, 2001 y 2008.

Dominicos: En 1973, 8086 con 665 casas. En 1986, 6769, con 620 casas. En 2000, 6371 con 626 casas. Y en 2007, 6044 con 621 casas. Han perdido 2042 frailes y cerrado 44 casas. Casi un 40% de sus efectivos.

Franciscanos. En 1973, 23.301 con 3173 casas. En 1986, 20037 con 3077 casas. En 2000, 17.335 con 2651 casas y en 2007, 15.256 con 2370 casas. Se han dejado en la primavera 8.045 efectivos y han cerrado 803 casas. También casi el 40%

Franciscanos conventuales. 4.127 con 669 casas en 1973. En 1986, 4259 con 598 casas. En 2000, 4499 con 654 casas. Y en 2007, 4525 con 653 casas. Caso verdaderamente milagroso de aumento de frailes y de residencias.

Capuchinos. En 1973, 13.606 y 1925. En 1973, 11.953 y 1670. En 2000, 11.303 y 1708. Y en 2007, 11.166 y 1618. Se han perdido 2.440 capuchinos y han cerrado 307 casas. Han perdido menos del 20% por lo que debemos considerar que no son de los más afectados.

Agustinos. 3.847 y 532. 3374 y 406. 2888 y 465 Y 2795 y 450. Quedaron en el camino 652 frailes y 82 casas. Algo más de un 15%. Privilegiados.

Agustinos Recoletos. 1252 y 219. 1370 y 212. 1256 y 203. 1168 y 202. Una disminución de 84 frailes con la que está cayendo es como para echar cohetes.

Carmelitas. 2371 y 278 casas. 2039 y 351. 2096 y 380. 1942 y 389. Han desaparecido 419 carmelitas, menos del 20%

Carmelitas Descalzos. 3577 y 364. 3500 y 460. 3942 y 539. 4044 y 583. Otro milagro.

Trinitarios. 529 y 73. 586 y 93. 557 y 100. 587 y 102. También milagroso.

Mercedarios. 963, 161. 780, 159. 736, 163. 726, 154. Pierden 237 frailes, más de un 20% y cierran 7 casas.

Mercedarios Descalzos. 127, 12. 88, 16. 64, 11. 51, 11. Han perdido más del 50% y están en vísperas de cierre.

Siervos de María o Servitas. 1642 y 236. 1139, 208. 981, 172. 883, 161. También se han dejado el 50% de sus miembros.

Hermanos de San Juan de Dios. 2020, 212. 1630, 190. 1432, 230. 1291, 220. Perdieron 729 frailes, el 35%, y tienen 8 casas más. Para que lo explicaran.

Mínimos. 276, 39. 199, 41. 186, 46. 195, 45. Pierden más de un 20% y tienen 6 casas más.

El Orden Teutónico, con 150 miembros en 1973 y 13 casas ha desaparecido en los anuarios de 1987, 2001 y 2008.

¿Habrá desaparecido?

Y los Betlemitas están a punto de hacerlo. En 2000 eran 16 en 3 casas y en 2007, 7 en 2. Otra orden que se va. Tal vez se haya ido ya.

PD. Ya he encontrado al Orden Teutónico. En 1986, 64 y 32. En 2000, 84 y 41. Y en 2007, 85 y 35. Los habían cambiado de sitio.

Teatinos. En 1973, 164 y 42. En 1986, 155, 33. En 2000, 171, 31. En 2007, 203 y 33. Es una orden de poquísimos miembros pero que va aumentando. Hoy son 39 más de los que eran en 1973.

Barnabitas. 506 y 73. 472 y 73. 394 y 67. 375 y 65. Se han dejado 131 efectivos, casi un 40%. Malas perspectivas para los Barnabitas.

Jesuitas. 30.860 y 2259. 26.617 y 1853. 21.490 y 1909. 19.216 y 1718. Perdieron 11.078 religiosos y han cerrado 541 casas.

Somascos. 423 y 60. 457 y 73. 509 y 91. 472 y 93. En su modestia, porque son una pequeña orden sus resultados son extraordinarios.

Camilos. 1084 y 127. 1026 y 141. 1070 y 150. 1146 y 151. Lo mismo cabe decir de los Camilos.

Caracciolinos. 39 y 8. 41 y 12. 63 y 14. 88 y 16. Orden que parecía en extinción y que ha conseguido doblar sus efectivos.

Clérigos regulares de la Madre de Dios. 59 y 14. 65 y 15. 51 y 13. 60 y 16. Se mantienen en su pequeñez. Son hoy uno más que en 1973.

Escolapios. No podemos decir los mismo de esta orden tan espeñola y benemérita en el campo de la enseñanza. 1917 y 180. 1584 y 207. 1492 y 234. 1405 y 210. Han perdido 512 religiosos, el 30%. Sin embargo tienen 30 casas más.

Doctrinarios. 96 y 21. 115 y 25. 78 y 17. 89 y 19. De muy incierto futuro.

Ardorinos. 36 y 5. 36 y 7. 34 y 7. 40 y 7. Han aumentado en 4 pero dado su escasísimo número no cabe ser optimistas.

Marianos. 361 y 39. 424 y 39. 548 y 59. 477 y 58. Parecía que estaban en notabilísima expansión pero en los últimos años tuvieron un notable descenso.

Pasionistas. 3568 y 446. 2855 y 429. 2391 y 395. 2229 y 378. Han perdido 1339 religiosos, un 40%, y han cerrado 68 casas. Pésimos resultados.

Redentoristas. En 1973, 7540 y 791. En 1986, 6474 y 781. En 2000, 5773 y 726. En 2007, 5601 y 710. Han perdido 1939, más de un 25%,
religiosos y cerrado 81 casas.

Congregación de los Sagrados Corazones (Picpus). 1825 y 300. 1395 y 245. 1055 y 256. 905 y 188. Se han dejado 920 religiosos, el 50%, y cerrado 112 casas. Están en caída libre.

Sociedad de María (Maristas). 2266 y 381. 1811 y 261. 1360 y 225. 1149 y 201. Desaparecieron 1117 maristas, el 50% y han cerrado 180 casas. Otros que caen en picado.

Congregación del Espíritu Santo. 4441 y 988. 3604 y 261. 3006 y 729. 3011 y 721. Pierden 1410 miembros, más de un 30%, y cierran 267 casas. Aunque parece que en los últimos años se han estabilizado.

Compañía de María (Monfortinos). 1683 y 175. 1263 y 201.1049 y 161. 978 y 159. Se perdieron 705 religiosos, más del 40% y cerraron 14 casas.

Misioneros Oblatos de María Inmaculada. 6029, 953. 5731 y 1460. 4831 y 1194. 4548 y 1131. Se han ido 1481 oblatos, algo más del 20%. Lo de las casas es demencial. Cuando ya habían perdido 300 religiosos tenían 500 casas más. Aún hoy siendo mil quinientos menos casi tienen cien casas más que en 1973.

Clérigos de San Viator. 1477 y 115. 1060 y 140. 747 y 107. 608 y 96. Otros que se precipitan en el abismo. Se han dejado 769 clérigos, más del 50%. Y lo de las casas parece de broma. Cuando habían perdido ya el 20% de los efectivos habían abierto 25 casas más. Pero la ruda realidad se impone y hoy ya tienen 19 menos que en 1973. Y van a cerrar muchas más.

Sociedad de María (Marianistas). 2827 y 203. 1935 y 230. 1575 y 218. 1414 y 206. Con una sangría de 1413 marianistas, el 50%, tienen 15 casas más. Uno de los resultados más desastrosos.

Rosminianos. 438 y 71. 408 y 74. 333 y 77. 313 y 70. Pierden 125 religiosos, un 30%

Estigmatinos. 452 y 76. 416 y 96. 429 y 87. 428 y 98. Se han dejado 24 religiosos, un 5% y tienen 22 casas más. Si en efectivos pueden considerarse privilegiados lo que prácticamente habrá desaparecido es la vida en común con una media de cuatro religiosos por casa. Las habrá que tengan uno o dos.

Asuncionistas. 1506 y 179. 119 y 146. 949 y 123. 887 y 118. Se fueron 619, un 40%.

Sacramentinos. 1338 y 113. 1133 y 131. 978 y 146. 909 y 143. Evaporado 429 sacramentinos. más del 30%. Y tienen 30 casas más. Debe ser la burbuja inmobiliaria.

Claretianos. 3011 y 353. 2964 y 383. 3008 y 437. 3084 y 444. De los casos milagrosos, aumentan en 73.

Salesianos. 20.423 y 1536. 17.233 y 1513. 17.192 y 1843. 16.389 y 1878. Se han ido 4.034 salesianos, un 20% y tienen 342 casas más.

Dehonianos. 2870 y 435. 2646 y 466. 2389 y y 337. 2333 y 409. Se dejan en la primavera 537 religiosos, casi un 20%.

Combonianos. 1745 y 299. 1891 y 397. 2239 y 349. 2018 y 333. Aunque en los últimos siete años han descendido, todavía superan en 273 religiosos sus efectivos de 1973. Un verdadero éxito.

Verbitas. 5319 y 158. 5504 y 280. 5962 y 377. 6096 y 335. Notabilísimo incremento en miembros y casas. Como para que le dieran la receta a los demás.

Misioneros de Marianhill. 576 y 36. 425 y 31. 386 y 37. 394 y 35. Pierden 182, un 30%.

Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y María (Mallorca). 152 y 25. 133 y 32. 124 y 28. 132 y 27. Pierden 20 religiosos, más de un 10%. Incierta supervivencia dados los pocos que son.

Sociedad de San Pablo.1213 y 73. 1149 y 88. 1124 y 115. 1054 y 110. Se dejan 159 religiosos, algo más del 10%.

Divina Providencia (San Luis Orione). 1032 y 207. 1125 y 206. 1085 y 198. 1048 y 199. Aumentan en 16. Otro milagro.

Legionarios de Cristo. 709 y 29. 922 y 124. 1739 y 104. 2059 y 125. Cifras verdaderamente espectaculares en las que parece no han hecho mella dolorosos sucesos que han vivido.

Cooperadores Parroquiales de Cristo Rey. No encuentro los datos de 1973. 70 y 7. 71 y 4. 63 y 7. Pierden un 10%

Hermanos de las Escuelas Cristianas. 14.517 y 1523. 9177 y 1268. 6669 y 1010. 5473 y 864. Han perdido 9034 religiosos, más del 60%. Ninguna otra congregación ha sufrido tal descalabro.

Lazaristas. 5197 y 533. 3854 y 533. 4114 y 559. 3978 y 533. Se han dejado 1219 religiosos, un 20%.

Sulpicianos 650 y 72. 473 y 40. 353 y 34. 315 y 31. Pierden 235 miembros, más de un 30%.

Padres Blancos. 3604 y 769. 2761 y 616. 2115 y 375. 1788 y 275. Se han perdido 1816 padres blancos, un 50%

Fraternidad Sacerdotal de San Pedro. Son los tradicionalistas en comunión con Roma. En 2000 eran 245 con 35 casas y en 2007, 313 con 78 casas. Notable aumento.

Sodalicio de Vida Cristiana Reciente fundación peruana también en notable expansión. En 2000 eran 197 con 21 casas y en 2007, 248 con 32

P. D: Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores. Creo que son estos los amigonianos. 551 y 54. 399 y 58. 434 y 74. 398 y 70. Se han dejado 153 miembros, el 30%. Tienen en cambio 16 casas más.

Hijos de la Sagrada Familia. Que deben ser los del P. Mañanet.173 y 38. 164 y 49. 183 y 43. 178 y 43. Aumentan mínimamente.

Verbo Divino. 5319 y 158. 5504 y 280. 5962 y 377. 6096 y 335. De crecimiento espectacular. Ahora, sacerdotes son poco más de la mitad. Tal vez incluyan a seglares de algo parecido a una tercera orden. No lo sé.

Hijos de S. María Inmaculada. 105 y 19. 95 y 24. 138 y 29. 126 y 25. Extraño aumento entre 1986 y 2000. Aunque vuelven a descender a partir de esa fecha.

Sagrado Corazón de Jesús de Betharram. 411 y 51. 378 y 62. 374 y 68. 394 y 60. Han perdido 17 religiosos y tienen 9 casas más. Parece que últimamente se recuperan algo.

Camaldulenses 88 y 8. 85 y 9. 58 y 9. 57 y 8. Parecen abocados a la desaparición

Benedictinos. En 1973, 10.819 con 225 casas. En 1986, 9357 con 342. En 2000, 7926 con 335. En 2007, 7640 con 359. Han perdido 3179 monjes y tienen 134 casas más.

Cistercienses. 1480 y 81. 1378 y 77. 1463 y 88. 1523 y 91. Aumentan en miembros y casas.

Cartujos. 457 y 19. 393 y 18. 365 y 20. 328 y 18. Han perdido 129 monjes, casi un 30%

Trapenses. 3357 y 83. 2834 y 89. 2346 y 98. 2162 y 97. Disminuyen en 1195 monjes, casi un 40%, y tienen 14 casas más.

Jerónimos. 33 y 4. 29 y 2. 18 y 2. 14 y 2. Desaparecerán en breve.

sábado, 28 de noviembre de 2009

ORACIONES A SAN MIGUEL ÁRCANGEL

La oración a San Miguel del Papa León XIII



En Octubre 13, 1884, el Papa León XIII, experimento una visión horrible. Después de celebrar la Eucaristía, estaba consultando sobre ciertos temas con sus cardenales en la capilla privada del Vaticano cuando de pronto se detuvo al pie del altar y quedo sumido en una realidad que solo el veía. Su rostro tenia expresión de horror y de impacto. Se fue palideciendo. Algo muy duro había visto. De repente, se incorporo, levanto su mano como saludando y se fue a su estudio privado. Lo siguieron y le preguntaron: ¿Que le sucede su Santidad? ¿Se siente mal?
El respondió: "¡Oh, que imágenes tan terribles se me han permitido ver y escuchar!", y se encerró en su oficina.



¿Qué vio León XIII? "Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que el podía destruir la Iglesia y llevar todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás pidió permiso a Dios de tener 100 años para poder influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo." (esta más que claro a que se referia con aquello del siglo pasado como el actual, en especial a partir de los años 60 en adelante).


También León XIII pudo comprender que si el demonio no lograba cumplir su propósito en el tiempo permitido, sufriría una derrota humillante. Vio a San Miguel Arcángel aparecer y lanzar a Satanás con sus legiones en el abismo del infierno.



Después de media hora, llamo al Secretario para la Congregación de Ritos. Le entrego una hoja de papel y le ordeno que la enviara a todos los obispos del mundo indicando que bajo mandato tenia que ser recitada después de cada misa, la oración que ahí el había escrito.





Oración:



"San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo
contra la perversidad y asechanzas
del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tú Príncipe de la Milicia Celestial,
arroja al infierno con el divino poder
a Satanás y a los otros espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas.
Amén."

(Aunque no es obligación, se puede continuar con gran provecho la práctica de rezar esta oración después de la Santa Misa como se hacía antes del Conc. Vat. II.)

jueves, 12 de noviembre de 2009

Innumerables herejías actuales... todas deben ser condenadas

Tomado de infocatolica.com


–Salimos de Pie para hundirnos en un mar de herejías. Vamos bien…–Ya sé que otros temas podrían atraer a mi blog a más lectores, que van a pasar de largo al ver este artículo. ¿Pero ese pasotismo de tantos cristianos ante la multiplicación de las herejías en la Iglesia no está exigiendo urgentemente la existencia de mi blog? Reforma o apostasía.



En los últimos tiempos la Bestia diabólica ataca a la Iglesia con especial fuerza. Y lo hace por medios muy diversos que se refuerzan entre sí. Señalo algunos principales.



La persecución sangrienta hasta el martirio. Según se informó en un Symposium sobre «los testigos de la fe en el siglo XX», celebrado en Roma con ocasión del Jubileo del año 2000, de los 40 millones de mártires habidos en los veinte siglos de la Iglesia, cerca de 27 millones murieron mártires en el siglo XX. Obviamente, es muy difícil hacer ese cálculo numérico.


Otros datos se dan, por ejemplo, en el libro de Antonio Socci, I nuovi perseguitati, de 2002, donde calcula el autor que 70 millones de cristianos han muerto mártires en la historia de la Iglesia, y que de ellos 45 millones y medio, el 65%, han sido mártires del siglo XX. En todo caso, parece un dato cierto que nunca el Enemigo ha perseguido tan fuertemente a la Iglesia como en nuestro tiempo. Sin embargo, tanto el Príncipe de este mundo como los Principales anti-cristos que le sirven, entienden que no es ésa, de ningún modo, la manera más eficaz de acabar con Cristo en el mundo.



El silenciamiento de las grandes verdades de la fe es una vía bastante más eficaz que la persecución sangrienta para debilitar a la Iglesia y acabar con ella progresivamente. A este tema dediqué la última serie de los artículos de mi blog:
Las verdades silenciadas de la fe (23-24) implican, sin duda, herejías, que hoy no son suficientemente rechazadas, pues es frecuente un lenguaje católico oscuro y débil (24).


Por el contrario, para afirmar la verdad revelada y vencer los errores contrarios, y al mismo tiempo para llamar a conversión, es decir, para predicar el Evangelio, hemos de emplear el lenguaje de Cristo, claro y fuerte (25), el lenguaje de San Pablo (26) y el de tantos otros predicadores y defensores de la fe católica: Castellani (27), San Francisco Javier (28), San Juan Crisóstomo (29), San Ignacio de Loyola (30-31), San Juan de Ávila (32), el Cardenal Pie, Obispo de Poitiers (33-36).



Por último, la difusión de herejías dentro de la misma Iglesia es sin duda el medio más eficaz para acabar con ella, al menos en ciertas regiones del mundo. La Iglesia del Dios vivo, «columna y fundamento de la verdad» (1Tim 3,15), está edificada sobre la roca de la fe. Puede el pueblo cristiano conservar la fe, puede proseguir el flujo de las vocaciones sacerdotes y religiosas, pueden mantener las familias la vida cristiana, aunque se den, por ejemplo, graves escándalos morales en los altos dignatarios de la Iglesia. Lo hemos comprobado en no pocos momentos de la historia de la Iglesia. Pero si el Enemigo, con sus secuaces, logra minar la roca de la fe católica con innumerables escándalos doctrinales, la Iglesia entonces necesariamente se va arruinando y puede llegar en un lugar a derrumbarse.



Pongo solamente un ejemplo: si se elimina prácticamente la soteriología –salvación o condenación–, cesan las vocaciones sacerdotales, y van apagándose los fuegos de la Eucaristía en el mundo. Los sacerdotes que al predicar en un funeral dan automáticamente por salvado al difunto, suprimen el purgatorio, eliminan la soteriología evangélica, y difundiendo eficazmente estas herejías, colaboran más eficazmente al acabamiento de la Iglesia que las persecuciones sangrientas que producen mártires.
Pues bien, si la proliferación actual de la herejías es un tema que a algunos lectores no les interesa, pueden pasar de largo, y buscarse otras lecturas más interesantes. Yo no puedo evitarlo; solo lamentarlo.



La multiplicación de las herejías en la Iglesia actual es un hecho evidente. Hay muchos buenos cristianos que son testigos muy dolidos, y a veces desconcertados y escandalizados, a causa de esa realidad. Ya traté al tema en Infidelidades en la Iglesia. Pero quiero reafirmar aquí que la proliferación de herejías dentro de la Iglesia actual es atestiguada por personas altamente fidedignas, cuyos testimonios debemos recordar.



Pablo VI (+1978) sufrió mucho al ver difundirse tantos errores, herejías y abusos en el tiempo posterior al Concilio Vaticano II, sin tener a éste, por supuesto, como causa. Sus más graves diagnósticos de situación comenzaron a producirse con ocasión de los rechazos, incluso episcopales, de su encíclica Humanæ vitæ, de 1968. La «revolución del 68» también se produjo, a su modo, en el mundo cristiano. «La Iglesia se encuentra en una hora inquieta de autocrítica o, mejor dicho, de autodemolición… La Iglesia está prácticamente golpeándose a sí misma» (7-XII-1968). «Por alguna rendija se ha introducido el humo de Satanás en el templo de Dios» (29-VI-1972; cf., meses después, el amplio discurso sobre el demonio y su acción, 15-XI-1972). Es lamentable «la división, la disgregación que, por desgracia, se encuentra en no pocos sectores de la Iglesia» (30-VIII-1973). «La apertura al mundo fue una verdadera invasión del pensamiento mundano en la Iglesia» (23-XI-1973).



Según escribe el historiador Ricardo de la Cierva, «la conciencia de la crisis ya no abandonó a Pablo VI hasta su muerte. Se atribuía una seria responsabilidad personal y pastoral en ella, que minaba su salud y le hacía envejecer prematuramente. Ante su confidente Jean Guitton hizo, poco antes de morir, esta confesión dramática: “Hay una gran turbación en este momento de la Iglesia y lo que se cuestiona es la fe. Lo que me turba cuando considero al mundo católico es que dentro del catolicismo parece a veces que pueda dominar un pensamiento de tipo no católico, y puede suceder que este pensamiento no católico dentro del catolicismo se convierta mañana en el más fuerte. Pero nunca representará el pensamiento de la Iglesia. Es necesario que subsista una pequeña grey, por muy pequeña que sea”. Años después Guitton comentaba: “Pablo VI tenía razón. Y hoy nos damos cuenta. Estamos viviendo una crisis sin precedentes. La Iglesia, es más, la historia del mundo, nunca ha conocido crisis semejante… Podemos decir, que por primera vez en su larga historia, la humanidad en su conjunto es a-teológica, no posee de manera clara, pero diría que tampoco de manera confusa, el sentido de eso que llamamos el misterio de Dios”» (La hoz y la cruz, Ed. Fénix 1996, pg.84).



Juan Pablo II (+2005), en un discurso a misioneros populares (6-2-1981), afirmaba hace ya tres décadas que la Iglesia católica sufre en su interior falsificaciones doctrinales muy frecuentes, y éstas no han disminuido en los años más recientes:
«Es necesario admitir con realismo, y con profunda y atormentada sensibilidad, que los cristianos de hoy, en gran parte, se sienten extraviados, confusos, perplejos, e incluso desilusionados. Se han esparcido a manos llenas ideas contrastantes con la verdad revelada y enseñada desde siempre. Se han propalado verdaderas y propias herejías en el campo dogmático y moral, creando dudas, confusiones, rebeliones. Se ha manipulado incluso la liturgia. Inmersos en el relativismo intelectual y moral, y por tanto en el permisivismo, los cristianos se ven tentados por el ateísmo, el agnosticismo, el iluminismo vagamente moralista, por un cristianismo sociológico, sin dogmas definidos y sin moral objetiva».



El Cardenal Ratzinger, en su Informe sobre la fe, de 1984, señalaba esa misma proliferación innumerable de doctrinas falsas, tanto en temas dogmáticos como morales (BAC, Madrid 1985).
«Gran parte de la teología parece haber olvidado que el sujeto que hace teología no es el estudioso individual, sino la comunidad católica en su conjunto, la Iglesia entera. De este olvido del trabajo teológico como servicio eclesial se sigue un pluralismo teológico que en realidad es, con frecuencia, puro subjetivismo, individualismo que poco tiene que ver con las bases de la tradición común» (80)… Así se ha producido un «confuso período en el que todo tipo de desviación herética parece agolparse a las puertas de la auténtica fe católica» (114). Entre los errores más graves y frecuentes, en efecto, pueden señalarse temas como el pecado original y sus consecuencias (87-89, 160-161), la visión arriana de Cristo (85), el eclipse de la teología de la Virgen (113), los errores sobre la Iglesia (53-54, 60-61), la negación del demonio (149-158), la devaluación de la redención (89), y tantos otros errores relacionados necesariamente con éstos.



Actualmente dentro del campo de la Iglesia corren otras muchas herejías sobre temas de suma importancia: la divinidad de Jesucristo, la condición sacrificial y expiatoria de su muerte, la historicidad de sus milagros y de su resurrección, la virginidad de María, el purgatorio, los ángeles, el infierno, la Presencia eucarística, la Providencia divina, la necesidad de la gracia, de la Iglesia, de los sacramentos, el matrimonio, la vida religiosa, el Magisterio, etc. Puede decirse que las herejías teológicas actuales han impugnado prácticamente todas las verdades de la fe católica. Y aunque los errores más ruidosos son aquellos referidos a cuestiones morales –aceptación de la anticoncepción, del aborto, de la homosexualidad activa, del nuevo «matrimonio» de los divorciados, etc.–, ciertamente los errores más graves son los doctrinales, los que más directamente lesionan la roca de la fe sobre la que se alza la Iglesia.



Benedicto XVI, en un importante discurso dirigido a los más altos responsables de la Curia Romana (22-XII-2005), se preguntaba «¿por qué la recepción del Concilio, en grandes zonas de la Iglesia, se ha realizado hasta ahora de un modo tan difícil?». Y en su condición de Papa teólogo señalaba con exacto diagnóstico la causa general de los múltiples errores y abusos de la Iglesia en nuestro tiempo. «Existe por una parte una interpretación [del Concilio] que se podría llamar “hermenéutica de la discontinuidad y de la ruptura”, que con frecuencia ha contado con la simpatía de los medios de comunicación y también de una parte de la teología moderna. Por otra parte, está la “hermenéutica de la reforma”, de la renovación dentro de la continuidad del único sujeto-Iglesia, que el Señor nos ha dado: es un sujeto que crece en el tiempo y se desarrolla, pero permaneciendo siempre el mismo, único sujeto del pueblo de Dios en camino… La hermenéutica de la discontinuidad corre el riesgo de acabar en una ruptura entre la Iglesia preconciliar y la Iglesia posconciliar. Afirma que los textos del Concilio como tales no serían la verdadera expresión del espíritu del Concilio… Sería preciso seguir no los textos del Concilio, sino su espíritu. De ese modo, como es obvio, se deja espacio a cualquier arbitrariedad».



Nunca la Iglesia ha tenido tantas luces de verdad, y nunca ha sufrido una invasión de herejías semejante. Las dos frases son verdaderas, aunque parezcan contradictorias. Pero entonces, si es verdad que hay en la Iglesia actual tanta y tan luminosa doctrina, ¿cómo se explica que sufra hoy el pueblo cristiano tan generalizadas confusiones y errores en temas de fe? Trataré, con el favor de Dios, de esta grave cuestión con todo cuidado.



José María Iraburu, sacerdote

A.M.D.G.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

JAJAJAJAJAJAJAJA una estupidez de principio a fin



¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Viven pendientes de uno!!!!!!!!!!!!!! que patético por dónde se le mire.


Ahora nos acaban de redactar una sarcástica nota haciendo alusión al porque los tenemos apuntados en Nuestra lista de Blogs Preferidos (y es que no precisamente por ser un mal necesario, sino por que el ansuelo ya lo mordieron ellos)... pero es lo que que hay, claro a excepción de un sinnúmero de enfermos de remate como al perecer sobreabundan al otro lado de la Cordillera de los Andes.
SIN LA NECESIDAD DE HACER UN NUEVO INDÉX - por estar este todavia muy vigente en nuestra época.

Que tus fuentes de inspiración continuén ahí querido Pablo, por que nosotros por lo menos de nuestro Blog no te sacamos ni a patadas! JAJAJAJAJAJA!!!

A ver si te aceptan en el Manicomio más cercano a vuestro domicilio, si es que no sales rechazado a la primera.

Saludos cordiales ENEMIGO... como les decimos a nuestra querida audiencia bloggera, por que acá no hay Tribuna para los GILES!!!!!!!


hijo... no escupas al Cielo, por que te puede caer en la cara, no juegues con fuego por que te vas a quemar... y muy cierto EN EL INFIERNO... así que anda preparándo las maletas para el otro mundo!


Atte.
La Santa Madre Iglesia.
"Los de seguidores de las Estampitas, Rosarios, Misales y armas tomar contra los Demonios"

sábado, 18 de julio de 2009

Misas Tridentinas en Chile - Batalla por restaurar la Tradición Litúrgica y la Doctrina Católica

CAPITAL R.M. PROVINCIA ARZOBISPADO DE SANTIAGO
Santiago - Región Metropolitana


La Asociación Litúrgica Magnificat es parte de la Federación Internacional Una Voce
La Santa Misa se celebra, como todos los domingos,

Iglesia de las Hermanas de la Providencia a las 12 horas.

R.P. Milan Tišma Díaz
Miembro de la Sociedad Sacerdotal de la Divina Misericordia
Avda. Providencia 509, Providencia, Chile (entre Condell y Salvador)
info@unavocehile.org
http://unavocechile.org
Domingos: 12:00 hrs.
Misa Cantada



Fraternidad Sacerdotal de San Pio X - Hermandad de SS. Pio X

Talaveras de La Reina 434, Las Condes.
Lunes a viernes, 7:00 y 19:00; Sábados, 12:00 y 19:00 hrs; Domingos, 10:00, 11:30, 19:00 hrs.

FSSPX
http://www.facebook.com/group.php?gid=97515920696
Iglesia del Corazón Inmaculado y Doloroso de María y Priorato Cristo Rey
Dirección: Calle Chile-España 105 Comuna de Ñuñoa Santiago de Chile
Teléfonos: + [56] 220 93-657 Fax: + [56] -220 48-634
Sacerdotes:
R. P. Joaquín M. Cortés (prior)
R. P. Julio César Coca
R. P. Gustavo Adolfo de Toledo Camargo
R. P. Pablo González
Horarios de Misa:
Domingos: 10:00, 11:30 y 19:00.
Durante la semana: lunes a viernes, 7:15 y 19:00;
sábados, 12:00 y 19:00.
Actividades parroquiales:
- Curso de latín: martes, 20:00 (P. Cortés)
- Curso de teología y espiritualidad: miércoles, 20:00 (P. Camargo)
- Catecismo de primera comunión: sábados y domingos, 10:00.
- Grupo de la Inmaculada (niñas y jóvenes 7 a 14 años): Primeros sábados de mes (P. Coca)
- Grupo de los Cristeros (niños y jóvenes, 7 a 16 años): sábados, 15:00 (P. Cortés)
- Coro Santa Cecilia: sábados, 20:00 (P. Camargo)


Catedral del Obispado de San Bernardo

(frente a la Plaza de San Bernardo)
Todos los domingos a las 18:00 horas.
Vicario Parroquial de la Catedral de San Bernardo
Padre Pedro Félix Salas


Antigua Iglesia Colonial Jesuita

Comuna de Calera de Tango
Provincia Chilena de la Compañía de Jesús
Diócesis de San Bernardo
Padre Luis Gabriel Barrero


Instituto del Buen Pastor Distrito de Latinoamérica

Sociedad de Vida Apostólica de Derecho Pontificio
Sede en el Oratorio Santa Teresita del Niño Jesús,

Calle Froilán Roa 4594 Comuna de Macul Santiago - Chile
R.P. Rafael Navas Ortiz IBP y R.P. José Pinzón.
Erigido por la Santa Sede el 6 de Septiembre de 2006.
Pontificia Comisión "Ecclesia Dei", Congregación para la Doctrina de la Fe
En la fiesta de la Natividad de la Virgen María, el 8 de septiembre 2006
Consagración a la Santísima Virgen en la fiesta de Santa María de Guadalupe
(12-dic-2006)La Serena.
Lunes a viernes 19:00 hrs, sábados: 12:00 hrs y 19:00 hrs.
Primer viernes del mes: 19:00 hrs. Misa seguida de Exposición del Santísimo
"Hora Santa" del R.P. Mateo Crawley S. SS.CC.,
correspondiente al mes.
Sábado: 12:00 hrs. Misa de La Virgen y 19:00 hrs. Misa Rezada.
Domingo: 11:30 hrs. Misa cantada y 19:00 hrs. Misa Rezada.
Confesiones todos los días (coordinar por teléfono en horario prudente).
Teléfono (56-2) 294 91 84 : celular: 09- 833 11 27
www.ibp-la.org
http://delbuenpastor.blogspot.com
Misas de Carácter Privado.


Parroquia San Isidro Labrador (suspendida hasta nuevo aviso)

Santa Victoria 566, esquina de San Isidro, Santiago (Metro Santa Lucía) Todos los Domingos y fiestas de guardar: 12:00 hrs. Teléfono: 56-2-2222181
R.P. Antonio Grill, SDB


Parroquia San Juan de Dios

Av. Tres nº 220, Cerrillos (frente a la plaza Buzeta)
1º Sábado de mes, 12:00 hrs. Misa Cantada.
Teléfono: 56-2-6832472
R.P. Milán Tisma Díaz
Sacerdote Diocesano.


Parroquia de la Veracruz

Calle José Victorino Lastarria 124, Santiago (Metro Universidad Católica)
Primer Domingo del mes: 16:00 hrs.
Teléfono: 56-2-6331584
R.P. Fernando Eguiguren Tagle


Apostolado de la FSSP en Chile.

Misa Tradicional celebrada
1º Monasterio de la Visitación de Santa María

Domingos Misa Rezada a las 11:00 hrs.
Lunes Misa Cantada a las 15:00 hrs.
Segundos sábados de mes: 15:00 hrs.
Sacerdotes Diocesanos
(Santiago de Chile)
Huerfanos con Bulnes Metro Ricardo Cumming Comuna de Santiago Centro.
R. Padre Miguel Stegmaier
tradidiquodetaccepi@gmail.com


Iglesia del 2º Monasterio de la Visitación

ubicado en Crescente
Errazuriz nº 569 esquina de Av. Grecia (metro irarrazaval)
Comuna de Ñuñoa - Religiosas de la Visitación de Santa María de S Francisco de Sales


Sociedad de Jesucristo Sacerdote

Parroquia María Madre de la Iglesia

- R. Padre Alfonso Gálvez Morillas
Avenida Santa Amalia 0575-C de La Florida.
(Paradero 20 de Vicuña Mackenna hacia la costa, esquina Valentina Leppe)
Teléfono Oficina: (02) 291-6352.
Teléfono Casa parroquial: (02) 281-0373.
Celebración del Rito los Domingos y Festivos a las 9:00 de la mañana,
los Viernes, día de la Adoración del Santísimo Sacramento, a las 8:30.
mariamadredelaiglesia.cl


Capilla Sagrados Estigmas

Comuna de La Florida
Santa Misa gregoriana y tridentina
Residencia Monte Arauco.


Parroquia San Esteban de Puente Alto

Nonato Coo 0200, Puente Alto
Sábados: 19:00 hrs.
Teléfono: 56-2-8721730
R.P Juan Andres Jorge



CONCEPCIÓN:

Capilla Santa María Reina (Campus San Andrés, Alonso de Rivera 2850) de la Universidad Católica de la Santísima Concepción.

Pbro. Dr. Don Cecilio de Miguel Medina, capellán de la Universidad.
Campus San Andrés - Concepción
Ultimo domingo del mes: 17:00 hrs.
Teléfono: (41) 2735146
Correo: cecilio@ucsc.cl


VALPARAISO Y VIÑA DEL MAR:

Priorato Nuestra Señora del Carmen
Capilla San José de los Ángeles

Dirección: Pasaje López 126, Recrero
Teléfonos: + [56] 322 621-210 + [56] 220-93-657
Sacerdote responsable: Padre Julio César Coca
Horarios de Misa: Domingos: 11:30 y 19:30.
Primeros viernes del mes: 19:30 hrs.
Sábado : 19.30 hrs

Colegio Niño Jesús de Praga
(En Viña del Mar, Provincia de Valparaíso, Vª Región)

Sacerdote responsable: Rvdo. Padre Joaquín M. Cortés
Dirección: Los Fresnos 31
(2561137) Miraflores, Viña del Mar, Chile
Tels.: +56 (32) 63-2313
Correo electrónico: info@colegionjp.cl


Parroquia Santa Bárbara de la Reina

Constitución N° 47, Casablanca.
Primer y tercer domingo del mes: 17:00 hrs.
Monseñor Jaime Astorga Paulsen
Missa en Casablanca, Chile
http://santabarbaradelareina.blogspot.com

Capilla del Sanatorio Marítimo
R.P. Jaime Herrera, Cura Párroco ciudad de Valparaíso
Domingos

en la Avenida San Martín 1355


TEMUCO:

Capilla San Miguel

Dirección: Llico 01770 Villa Torven
Teléfono: +[56] 220-93-657
Horarios de Misa: Tercer domingo de mes: 11:30.
Sábado anterior y lunes posterior: 20:00.


COQUIMBO - LA SERENA:

Capilla del Fundo Santa Elena

Dirección: Fundo Santa Elena
- Pan de Azúcar Ruta 43, camino a Ovalle
Teléfono: +[56] 220-93-657
Horarios de Misa: Terceros domingos de mes: 11:30.
Sábado anterior y lunes posterior: 19:30.


Oratório N. Sra. do Perpétuo Socorro

La Serena
Domingo a Jueves una vez por mes.
Teléfono: +56 (51) 211 7898 (o consultar Santiago)


PUERTO VARAS:

Perpetuas del Santísimo Sacramento del Altar,

Colonia Tres Puentes, Puerto Montt Región de Los Lagos.

viernes, 26 de junio de 2009

Atentado contra el Cristo de la Gruta de Lourdes de Santiago... UNA MÁS DEL LESBOFEMINISMO





En la noche del 25 de junio la imagen del Cristo ubicado en la Gruta de Lourdes recibió un nuevo atentado.


"Este acto, como muchos otros que se hace en contra de imágenes religiosas, ofende gravemente a la mayoría de nuestro pueblo. Chile tiene raíz católica. La veneración de las imágenes religiosas es algo muy profundo en el sentir de los fieles cristianos – católicos", señala el Padre Héctor Ochoa, rector del Santuario.

Añade: "Mayormente grave resulta este atentado que se hace contra una imagen que han venerado millones de chilenos desde el 31 de diciembre de 1910 cuando fue inaugurado este calvario en la gruta de Lourdes de Quinta Normal. Esta imagen ha sido llamada, por muchas generaciones el “Cristo del Centenario de la Independencia de Chile”. Ahora mismo comenzamos los festejos para conmemorar los cien años de esta imagen, junto con el Bicentenario de la Independencia de Chile".

Los Religiosos Asuncionistas, responsables de la Pastoral del Santuario, hacen un llamado a todos los fieles católicos para reflexionar con la siguiente frase: “Pueblo mío: ¿qué no he hecho Yo por ti? Y Tú, ¿por qué me tratas así?”

El Padre Héctor recuerda que el "Cristo de la gruta es una imagen muy querida. Cualquier atentado o sacrilegio contra esta escultura ofende a los creyentes y a todas las personas de buena voluntad". Para el sacerdote, actos como éste muestran el grado de violencia y de destrucción de nuestra sociedad: "Sin duda que los atentados a las personas son mucho más graves, por eso duele comprobar que se atente diariamente contra el cuerpo de Cristo en personas inocentes: niños maltratados, personas asesinadas en asaltos a sus domicilios, peleas callejeras que terminan en muertes. Todo esto hace que Jesús, el Señor nos diga: “Pueblo mío: ¿qué no he hecho Yo por ti? Y Tú, ¿por qué me tratas así?”".

miércoles, 17 de junio de 2009

Los Libros Litúrgicos


Se llaman libros litúrgicos a los que contienen las preces y ceremonias determinadas por la Iglesia católica para la administración de los Sacramentos, celebración de la Misa y ejercicio de las demás funciones sagradas.

En un primer momento las comunidades cristinas no contaban con libros litúrgicos. El período de la formación de los libros litúrgicos empieza en los primeros siglos. Tuvo un impulso particular durante la época carolingia, cuando Carlo Magno mandó hacer un sacramentario que poco a poco se fue extendiendo por todo el Imperio.

Los sacramentarios

El libro litúrgico de más importancia en la antigüedad era el Sacramentario, pues bajo este nombre se entendía una especie de Misal incompleto que reunía las preces u oraciones comunes para la confección de la Eucaristía y que fueron recopiladas y fijadas por los Sumos sacerdotes.... El sacramentario 'veronense' o 'leoniano' es una recolección de textos litúrgicos de diversas fuentes (por ejemplo, hay unos treinta formularios para la misa de san Pedro y san Pablo). Dado que la mayoría de las fórmulas provienen de tiempos del Papa León I el Magno ha tomado ese nombre. Está incompleto pues no ofrece textos para las celebraciones de Cuaresma, Pascua y tampoco el canon.

El sacramentario gelasiano atribuido impropiamente al Papa Gelasio I, se conserva en la Biblioteca Vaticana. Se sabe que fue elaborado en un monasterio cerca de París hacia el año 750. Contiene propuestas de misas para todo el año y para algunas otras celebraciones como ordenaciones sacerdotales y diaconales, penitencia, bautismo, etc. La base es la liturgia romana pero influida por oraciones y plegarias galicanas.

El sacramentario gregoriano llega a nosotros a través de las recopilaciones que se hicieron a fines del siglo VIII. Sin embargo, se trata de una colección de sacramentarios que se usaban ya en tiempos de Gregorio Magno. Sus textos son el modelo de las formas litúrgicas posteriores al Concilio Vaticano II debido a su sobriedad y sencillez.

Leccionario


Es el libro empleado en las celebraciones litúrgicas para proclamar textos de la Sagrada Escritura.

En los primeros tiempos del cristianismo, al inicio de las celebraciones, se leían los libros de los profetas y del Pentateuco pero no de manera sistemática ni según un orden dado por alguna autoridad. Seguramente se seguía el método de las sinagogas donde cada persona que pasaba a leer continuaba el texto desde donde se habían quedado la vez anterior. Ya en la Apología de Justino y en las Constitutiones apostolicas (del siglo III) se indica que tras la lectura de algún texto del Antiguo Testamento se procedía a leer alguna epístola o los hechos indicando expresamente que el evangelio era leído solo por el sacerdote o el diácono.

Los libros usados en este período eran transcripciones completas de los textos sagrados con indicaciones al margen para el día o el período en que debían ser usados. Por ello, se prepararon también listas o enumeraciones de los textos para encontrar más fácilmente la lectura que correspondía cada día. A estas listas se las llamó “Capitularia Evangeliorum” o “Capitularia lectionum”.

Durante el siglo IV y tras la formación todavía incipiente del calendario litúrgico, se comienza a elaborar una sistematización de los textos de acuerdo con los períodos y las fiestas. El texto de la peregrina Egeria (hacia el año 384) contiene una expresión de la admiración porque en las celebraciones litúrgicas de Jerusalén se hacen lecturas adaptadas al día y a la zona.

A partir de las colecciones de homilías de Ambrosio de Milán y Agustín de Hipona se ha podido reconstruir el leccionario en uso en aquellos tiempos. Para el pontificado de León Magno el leccionario se encuentra completamente fijado.

En el siglo VI nacen propiamente los leccionarios al realizarse libros para uso litúrgico con los textos de lecturas para cada día. Se incluían en ellos los textos del Antiguo y del Nuevo Testamento, pero el evangelio se colocaba aparte en libros llamados “Evangeliarios”.

Hacia el siglo XI los leccionarios comenzaron a desaparecer pues se publicaron libros que contenían toda la misa, incluidas las lecturas.

Después de la reforma litúrgica solicitada por el Concilio Vaticano II y teniendo en cuenta el mayor realce que se da en ella a la lectura de los textos, se comenzaron a imprimir nuevamente los leccionarios y evangeliarios de manera que pudieran ser usados en procesión al inicio de la Santa Misa.

Otros textos

el Antifonario, con los introitos, gradual, ofertorio, etc. Cuyo principal autor es el citado San Gregorio.
el Misal, que en un principio era el Sacramentario y que después fue completándose con los otros libros enumerados, hasta constituirse en Misal plenario hacia el siglo IX y quedar en esta forma, único para las iglesias menores. Actualmente, el Misal ya no es plenario, pues contiene las oraciones de la Misa, pero no las lecturas. Estas están recogidas en el Leccionario.
el Bendicional, que reúne las bendiciones de la Iglesia y se atribuye en gran parte a San Gregorio Magno
el Pontifical romano y el Ritual, que abrazan respectivamente las oraciones y prácticas de los obispos o de los párrocos en la administración de los Sacramentos que les incumbe.
el Liber oratorium u Officiarium, libro primitivo de rezo.
el Breviario, o libro del rezo eclesiástico para la Liturgia de las Horas, llamado así por haberse determinado en forma breve desde el siglo XI por San Gregorio VII y más aún por San Pío V en el siglo XVI
el Martirologio, que contiene la lista de santos canonizados con una breve reseña de cada uno, y que en forma sencilla viene de los primeros siglos de la Iglesia y que, reducido a un códice regular, data de San Jerónimo, siglo IV.
En España, se usaban durante los primeros siglos de la Reconquista libros litúrgicos según el rito mozárabe el cual no era sino la continuación del visigodo, fijado por San Isidoro en el Concilio IV de Toledo (año 633) y descendiente de tradiciones apostólicas. En el último tercio del siglo XI se abolió el rito mozárabe para toda España, sustituyéndolo por el romano, que mandó San Gregorio VII. Pero quedaron algunos restos de aquella liturgia inicial.