sábado, 24 de mayo de 2008

ACTO DE CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA



(Para ser colocado en la Capilla de Nuestra Señora
en el Centro de Fátima)
¡Oh! Inmaculado Corazón de María, Reina del Cielo y de la Tierra, y tierna Madre de los hombres, conforme a Tu ardiente deseo revelado en Fátima, consagro a Tu Inmaculado Corazón, mi ser, mis hermanos, mi país y todo el género humano.

Reina sobre nosotros, Santísima Madre de Dios, y enséñanos a cómo hacer que el Corazón de Tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, reine y triunfe en nosotros, como ha reinado y triunfado en Tí.

Reina sobre nosotros, Santísima Virgen, para que seamos Tuyos en la prosperidad y en la adversidad, en la alegría y en la tristeza, en la salud y en la enfermedad, en la vida y en la muerte.

¡Oh! misericordioso Corazón de María, Reina del Cielo, vela por nuestras mentes y corazónes y aléjalos de la impureza, de la que tan dolorosamente Te lamentaste en Fátima. Ayúdanos a imitarte en todas las cosas, especialmente en la pureza. Ayúdanos a que la paz de Dios, adornada de justicia y caridad, reine en nuestro país y en el mundo entero.

Por eso, Misericordiosa Virgen y Madre, Te prometo imitar Tus virtudes mediante la práctica de una verdadera vida cristiana, sin tener en cuenta lo que otros piensen.

Estoy decidido a recibir la Sagrada Comunión constantemente y a dedicarte cinco decenas del Rosario cada día, junto con mis sacrificios, con espíritu de expiación y penitencia.

Amén.

Esta promesa no lo obliga bajo pena de pecado, pero constituye, sin embargo, su promesa
a Nuestra Santísima Señora.



Intenciónes de Misas
y Oraciones

Cada día, el Padre Gruner y los otros sacerdotes del Apostolado recuerdan las intenciones especiales de los amigos de Nuestra Señora en la Santa Misa y en su Oficio Diario. Además, durante el año litúrgico se ofrecen Misas especiales, apropiadas al tiempo litúrgico específico. Por petición especial (ya sea a través de carta, de teléfono o de correo electrónico), las intenciónes de Misas y oraciónes se colocarán al pie de la Estatua de Nuestra Señora, en Su Capilla en el Centro de Fátima.

Por favor, indique en el espacio a continuación las intenciónes que desea que sean tenidas en cuenta.

Hogar y Familia Trabajo Salud
Recuperación Regreso a los Sacramentos
Vocación Conversión Finanzas
Matrimonio Feliz Paz Mundial
Espiritual Temporal Muerte Feliz
Difuntos Acción de Gracias
Consagración de Rusia
Divulgación del Tercer Secreto


SUPLICA A NUESTRO SANTO PADRE, EL PAPA BENEDICTO XVI

SANTÍSIMO PADRE:

De acuerdo con la Sagrada Constitución de la Iglesia, los fieles tienen el derecho y, aún más, la obligación de darles a conocer a sus pastores sus necesidades espirituales. Tanto el Concilio Vaticano I como el Concilio de Lyons declararon solemnemente nuestro derecho de recurrir a Su Santidad en lo que concierne a nuestro bienestar espiritual.


A sabiendas de que primero y siempre está mi obligación con Jesús y María, me presento ahora ante Su Santidad con la más profunda reverencia y respeto para suplicarle que:

Divulgue públicamente el Tercer Secreto de Fátima, en la forma como Nuestra Señora pidió que se hiciera, dejando que los fieles tengan acceso completo y abierto a Sus palabras de esperanza y advertencia.

Revoque el mandato de silencio impuesto por su antecessor a la Hermana Lucía, la única vidente de Fátima viviente, dándole así libertad para hablarle abiertamente al mundo.

Consagre a Rusia al Corazón Inmaculado de María, en la forma solemne y pública pedida por Nuestro Señor y Nuestra Señora, reconociendo que es sólo “de esta manera” que Rusia podrá convertirse y el mundo podrá tener paz.
Presentada respetuosamente en el Santo Nombre de Jesús y de María.