sábado, 30 de mayo de 2009

Rito Católico de la Santa Iglesia de Jesucristo: Orígenes de los Misales Romanos desde el Medioevo hasta la codificación de San Pio V y los del s. XXI


Missale Romanum es el libro litúrgico según el rito romano que contiene todas las ceremonias, oraciones, lecturas y rúbricas para la celebración de las oraciones para la celebración de la Santa Misa.

Se le llama misal romano, porque es el oficial de la Iglesia católica y consta de tres partes: el ordinario de misa, con las oraciones de cada día, el santoral y las misas votivas, y misas de difuntos. Aunque escrito en latín, la lengua oficial de la Iglesia, ha sido aprobado por todas las Conferencias Episcopales católicas una versión en la lengua vernácula.

Mucho antes de la Alta Edad Media, varios libros se utilizaron para la celebración de la Misa: el sacramental con el Canon, las oraciones y el leccionario. Poco a poco, los manuscritos incorporaron todas estas partes en uno o más libros en su conjunto. En esos libros se llama Missale pleno, es decir, el despido Plenario completa.

La codificación definitiva de los misales se impusieron a partir de 1570, por iniciativa del Concilio de Trento. Salvo pequeñas reformas a lo largo de los siglos se utilizó el mismo misal hasta el Concilio Vaticano II, incluso durante este. Desde este Concilio y hasta 1969 se introdujeron reformas graves que impulsaron la adopción de la reforma bajo Pablo VI. Las reformas que sufrió afectaron al ordinario de la misa: ofertorio, fracción y comunión, y también a las lecturas especialmente a las de los Domingos y festivos. Además de la aparición de las lenguas vernáculas, surgiendo ediciones bilingües.

También se consideraba al misal como un libro de piedad, para uso de los feligreses. Este era de menor tamaño y contenía las misas del año o solamente las de los Domingo y festivos.

Actualmente, y en virtud del Motu Propio Summuorum Pontificium, pueden usarse, tanto el Misal promulgado por San Pío V, y revisado por el Beato Juan XXIII (que es característico de la misa con el rito extraordinario, en la lengua oficial de la Iglesia Católica, que es el Latín), o bien, el Misal Romano de Pablo VI, conocido como "Novus Ordo Missae" (que es característico de la misa con el rito ordinario, en lengua vernácula)

Tras la crítica hacía la reforma del misal de 1969, o misal de Pablo VI, que preparó un grupo de teólogos encabezados por el arzobispo Marcel Lefebvre y que hicieran suya en su momento los cardenales Bacci y Ottaviani: conocida este texto como Breve examen crítico del Novus Ordo Missæ o intervención de Ottaviani la que fue ignorada por Pablo VI y ocultada por la curia Romana.