lunes, 21 de abril de 2008

La pildorita que supuestamente ayuda a los màs pobres...

Poderosos intereses económicos se mueven tras la "anticoncepción de emergencia"

Mons. Alejandro Goic, Presidente de la Conferencia Episcopal, alerta sobre el imperialismo de grandes trasnacionales que financian el combate de la natalidad.

El Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Alejandro Goic, invitó a reflexionar sobre los poderosos intereses económicos que se mueven en torno a la llamada "píldora del día después" y de otros dispositivos de anticoncepción.

En entrevistas concedidas este lunes a tres radioemisoras de la capital, el obispo de Rancagua sostuvo que se trata de un "imperialismo económico de las grandes trasnacionales, que aportan cantidades millonarias de dólares y euros a diversas ONGs del mundo, y también en Chile, para promover todas las formas posibles de regulación de la natalidad. Mientras más logran estas ONGs introducir estos métodos, más dinero reciben después y así logran que en el tercer mundo la población disminuya. Llama la atención que nadie diga una palabra sobre esto", dijo el pastor.

Ante consultas sobre la posibilidad de que el Ministerio de Salud y los municipios busquen mecanismos "alternativos" de distribución de la píldora, tras el fallo del Tribunal Constitucional que prohíbe su distribución, Mons. Goic consideró inadecuado que este producto sea comercializado o distribuido mientras la comunidad científica no se ponga realmente de acuerdo y diga fehacientemente que no tiene carácter abortivo.

"Es muy complicado cuando en un país se empiezan a desconocer las decisiones de instituciones legítimas. Preocupa profundamente que se esté incitando a desobedecer un fallo o que se busquen resquicios legales para no acatarlo", sostuvo el Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile.

Consultado sobre una movilización de mujeres que se autodenominan católicas y que han anunciado que solicitarán la "excomunión" de la Iglesia, invitó a estas activistas a sincerar su real identidad de católicas, "porque si hay un valor esencial en los católicos es la defensa de la vida desde su concepción hasta su muerte natural", sostuvo.

"El problema de fondo es qué tipo de sociedad queremos", agregó Mons. Goic. La Iglesia invita a poner a la persona humana y su dignidad en el centro de nuestra convivencia, y ello debiera traducirse en una mayor confianza en los jóvenes y en oportunidades para la vida.

Entrevista en radio Cooperativa

Entrevista en ADN Radio

Entrevista en radio Agricultura


Fuente: Radioemisoras - Prensa CECh


Santiago, 21/04/2008
http://www.iglesia.cl/